Reserva hora Online

Rednutrición

+56 2 294 02186 +56 9 51350695SUCURSALES
Sucursales PROMOCIONES
Reserva hora online
Menu

Ya conozco mi genotipo y tengo las recetas… ¿cómo hago las compras?

Banners Junio-25

293 Visitas


Seguramente ya realizaste las consultas con los especialistas de RedNutrición y ya estás al tanto de cuál es tu genotipo. Ya sabes cuáles son los alimentos que más favorecen a que lleves una vida saludable. Por último ya cuentas con las comidas que formarán parte de tu dieta y por ende es el momento de salir de compras para buscar los ingredientes de las recetas. Es probable que debas hacer un cambio de hábitos en este aspecto y quizás muchas de las cosas que antes estaban en tu carrito ya no lo estarán. No se trata solo de comer diferente, es toda una nueva cultura de alimentación y vida saludable que debes incorporar. Hay que tener en cuenta diferentes aspectos, como los productos que se van a comprar y dónde comprarlos, la frecuencia de las compras y almacenamiento de la mercadería, entre otros.

Los productos que vas a adquirir van a determinar las otras variables que hay que tener en cuenta a la hora de hacer las compras. Puedes confeccionar una lista de todos los alimentos que necesitas para elaborar las recetas y luego dividirlos en perecederos y no perecederos. Las frutas, verduras y carnes van por un lado. De seguro tienes cerca una feria de frutas o un mercado grande que venda mercadería fresca. Es recomendable tocar la mercadería y sentir su aroma para saber que están en buen estado. Las semillas y cereales puedes adquirirlos en la dietética o herboristería, allí venden a granel por lo que puedes comprar la cantidad que necesites. Finalmente los enlatados y lácteos en el supermercado. Es importante verificar la fecha de elaboración y vencimiento de cada envase como así también el estado de los mismos. En el caso de las latas, no deben presentar abolladuras o manchas de óxido.

Con respecto a la frecuencia de las compras, debes plantearte si lo harás semanalmente, cada 15 días o una vez al mes. Es importante determinar esto porque influirá en la confección de la lista. Debes saber que hay alimentos que se consumen frescos y no durarían más de 15 días en la heladera o alacena. En muchos casos lo más recomendable es hacer una compra semanal, al menos al comienzo, para que no se te pasen por alto algunos productos. Intenta hacer una suerte de itinerario mental para que aproveches mejor el tiempo que le dedicarás a las compras y no tengas que pasar dos veces por el mismo lugar, la idea es que todo te quede de paso.

Una vez que llegas a tu casa comienza la etapa de almacenamiento. Es importante que la cadena de frío de los alimentos sea respetada y serán los primeros que debes guardar. En la heladera, coloca los más nuevos atrás y los que ya tenías, delante de ellos, de esta forma te aseguras de que no se venzan. Ahora es el turno de las frutas y verduras. Debes lavarlas o limpiarlas antes de guardarlas. Así te evitas introducir elementos no deseados como barro y demás a tu heladera o cajón de verduras. Las semillas y cereales deben ser almacenados en un lugar fresco y seco, cerrados lo más herméticamente posible. Y a sea en latas, frascos o recipientes de plástico, recuerda colocarles una etiqueta que indique qué producto es y la fecha de la compra. Las latas deben estar limpias antes de guardarlas, y continuar con el mismo criterio de la heladera, las que a tenías de antes, van delante de las más nuevas.

Como todo cambio, al comienzo puede costar un poco adaptarse a este nuevo estilo de vida saludable. Pero cuando comiences a ver los resultados, te sentirás más alentado a seguir adelante y tu cuerpo solo te pedirá alimentos sanos. El tiempo que inviertes en las compras y elaboración de las recetas es tiempo muy valioso para tu salud y tu cuerpo te lo agradecerá.

next prev
Leche de nueces Blog

Genotipo: Cazador. Ingredientes – 1 cucharada de nueces molidas – 1 vaso (200 cc) de agua Preparación Remojar las nueces desde la noche anterior en un vaso de agua. Al otro día colocar en la licuadora la mezcla anterior. Licuarlo bien, asegurándose de que hayan quedado bien desechas (cuando no se oye más sonidos de […]

Leer Más