Reserva hora Online

Rednutrición

+56 2 294 02186 +56 9 51350695SUCURSALES
Sucursales PROMOCIONES
Reserva hora online
Menu

Obesidad y estrés oxidante: papel de la suplementación con antioxidantes de la dieta

1484123_409797865831534_361415543_n

1 Visitas


La obesidad se ha definido como un estado de estrés oxidante crónico, el cual se ha propuesto como un posible nexo de unión entre la obesidad y sus principales comorbilidades asociadas.

El estrés oxidante está causado por un desequilibrio entre la producción de radicales libres y las defensas antioxidantes del organismo responsables de la detoxificación de dichos radicales. Las especies reactivas de oxígeno (ROS), entre las que se encuentran los radicales libres, son una serie de moléculas de alta reactividad. La producción de estas especies reactivas en el organismo es necesaria para un correcto mantenimiento de las funciones celulares y normalmente se encuentra en equilibrio con los sistemas antioxidantes celulares.

Determinadas patologías producen una ruptura de este equilibrio produciéndose un exceso en la producción de radicales libres que, por su elevada reactividad, pueden producir daños celulares a diferentes niveles (DNA, proteínas, lípidos, etc.)

Se ha relacionado la obesidad con bajos niveles plasmáticos de antioxidantes (vit C vit E, zink, selenio). Además diferentes investigaciones llevadas a cabo en modelos animales y en humanos han demostrado un aumento en la producción de diferentes especies de radicales libres, principalmente de ROS que estaba asociado a situaciones de obesidad, ya el tejido adiposo blanco (TAB) inflamado al infiltrar macrófagos aumentaría la producción de esta especie.

De esta manera se genera un aumento del estrés oxidante en el TAB que desencadena una alteración en la secreción de adipocinas, la cual es causa del síndrome metabólico (SM), hipertensión arterial (HTA) y ateroesclerosis.

En cuanto a las sustancias antioxidantes exógenas se pueden dividir en tres grandes grupos:las vitaminas antioxidantes (vitamina E, vitamina C y vitamina A o β-caroteno), los minerales con capacidad antioxidante (selenio, zinc, cobre y manganeso) y por último diferentes fitoquímicos (el ácido lipoico, el resveratrol, catequinas y otros compuestos fenólicos).

En un estudio llevado a cabo por Campión, et al. se suplementó una dieta alta en grasa suplementada con 750 mg/kg de vitamina C s y se observó una disminución en la ganancia de peso corporal y en el tamaño de los diferentes depósitos grasos respecto a su control alimentado sólo con la dieta alta en grasa. Situación similar genera la suplementación con β-caroteno lo que produjo una baja de peso del tejido adiposo blanco, se sugiere que este fenómeno es debido a un aumento de la disipación de energía.

 A pesar de todos estos datos, son necesarios más estudios para conocer en profundidad los mecanismos moleculares que subyacen a las acciones de los antioxidantes sobre la obesidad y manifestaciones clínicas asociadas.

Escrito por María Paz Velez, Nutricionista Clínica

next prev
Leche de nueces Blog

Genotipo: Cazador. Ingredientes – 1 cucharada de nueces molidas – 1 vaso (200 cc) de agua Preparación Remojar las nueces desde la noche anterior en un vaso de agua. Al otro día colocar en la licuadora la mezcla anterior. Licuarlo bien, asegurándose de que hayan quedado bien desechas (cuando no se oye más sonidos de […]

Leer Más